MUSICA Y MODA, ARTES INSEPARABLES

Fecha

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on twitter

(PRIMERA PARTE)

Desde que tenemos memoria la música y la moda han ido de la mano, el quién influye a quién, es otra cuestión.

Antes de la aparición de internet, los “influencers” eran los músicos, los actores y las actrices, a los que todos queríamos imitar.

Por ejemplo, si hablamos de pantalones de campana, camisas de flores o chalecos con flecos, inmediatamente se nos vienen a la mente músicos como Jimmy Hendrix, Janis Joplin, Joan Baez, etc., e inevitablemente la moda Hippie, que transcendió más allá de la estética, convirtiéndose en un movimiento transgresor de la juventud frente a los estamentos y la sociedad establecida.

LOS 70, MUSICA DISCO Y FLEQUILLOS

Los cambios sociales que se instauraron en la década de los 70, se originaron a finales de los 50 y sobre todo en los 60, una década de «revoluciones» que culminó con una estética tan marcada que tan solo verla en la actualidad nos retrotrae esos años 70 que influyeron tanto en la música, como el cine y también la moda.

(grupo ABBA)

La música disco o simplemente disco es un género de música de baile derivada del rhythm and blues que mezcló elementos de géneros anteriores, como el soul y el funk, con toques de música sinfónica plasmada en arreglos de cuerdas (violines, por ejemplo) y latinos en muchos casos, y que se popularizó en las salas de fiesta (discotecas) en la segunda mitad de los años 1970.

LOS 80, HOMBRERAS Y MINIFALDAS

HOMBRERAS

Una de las características más llamativas y clásicas de la moda de los 80 fueron las hombreras

Eran los años 80 y las mujeres tenían un gran deseo a la hora de vestirse:   Competir de igual a igual en un mercado laboral que empezaba a abrirse para las mujeres –no olvidemos que esa fue la era dorada de los yuppies, de Wall Street, de la Chica Material de Madonna–, le rendimos pleitesía al traje pantalón, símbolo de la vida ejecutiva. La muy masculina silueta triangular, de espaldas anchas, todo el look parecía decir: “Soy fuerte, soy inteligente, mi cerebro es lo importante”.

MINIFALDAS

Las minifaldas también se impusieron en aquella época en todo tipo de tejidos, desde las faldas vaporosas con vuelo a las más ceñidas, con colores brillantes e incluso colores neón. Lo importante es que llamaran la atención.